El abrigo de Mulá

Al bajar de la terraza de su casa, donde acababa de hacer la siesta, Nasrudín da un traspiés al pisar un escalón y rueda escaleras abajo.

- “Pero ¿qué pasa?” - le grita su mujer que, desde la cocina, ha oído el ruido de su caída.

- “Nada importante” - responde Nasrudín, poniéndose en pie como puede

- “Ha sido mi abrigo que se ha caído por la escalera.”

- “¿Tu abrigo?.. pero ¿y ese ruido?”

- “El ruido ha sido porque yo iba dentro.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!