Comprar a un hijo

Una joven pareja entró en el mejor comercio de juguetes de la ciudad. Ambos se entretuvieron mirando los juguetes alineados en las estanterías. Había de todo tipo. No llegaban a decidirse. Se les acercó una dependienta muy simpática.

- "Mira", le explicó la mujer. "Tenemos una niña muy pequeña, pero estamos casi todo el día fuera de casa y, a veces, hasta de noche."

- "Es una cría que apenas sonríe", continuó el hombre. "Quisiéramos comprarle algo que la hiciera feliz, algo que le diera alegría aún cuando estuviera sola"

- "Lo siento", sonrió la dependienta con gentileza. "Pero aquí no vendemos padres."

Bruno Ferrero
Del libro "La silla vacía y otras historias"

3 comentarios:

claudia salgado dijo...

que genial wooowww soprendente

Fundación Percibv dijo...

estos cuentos son libres de derecho de autor? lo pregunto por que nos gustaría grabar en audios algunos de ellos para regalar a niños ciegos que no tienen acceso a ellos.

Eugenio García dijo...

Como pongo en la portada de esta página, lo desconozco. No puedo informarles sobre derechos de autor

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!