Como el papel arrugado

Un día un maestro que vio a un niño dando excusas de una explosión de ira, lo llevó a la clase y, entregándole una hoja de papel, le dijo:

- “¡Estrújalo!”

Asombrado obedeció e hizo una bolita....

- “Ahora déjalo como estaba antes”

Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba.... por más que lo intentó, el papel quedó lleno de pliegues y arrugas.

- “El corazón de las personas”, dijo, “es como ese papel… la impresión que en ellos dejas será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues”

Adaptado de G. Heger

2 comentarios:

maria blanca valdivieso dijo...

no puedo creer me lo hagas tan facil explicarlo gracias

nikita dijo...

totalmente de acuerdo, despues que tu salgas con un ataque de ira, es la mala impresion que dejamos en esa persona y luego aunque digamos cualquier excusa es imposible volver a la normalidad

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!