Como el papel arrugado

Un día un maestro que vio a un niño dando excusas de una explosión de ira, lo llevó a la clase y, entregándole una hoja de papel, le dijo:

- “¡Estrújalo!”

Asombrado obedeció e hizo una bolita....

- “Ahora déjalo como estaba antes”

Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba.... por más que lo intentó, el papel quedó lleno de pliegues y arrugas.

- “El corazón de las personas”, dijo, “es como ese papel… la impresión que en ellos dejas será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues”

Adaptado de G. Heger

1 comentario:

maria blanca valdivieso dijo...

no puedo creer me lo hagas tan facil explicarlo gracias

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!