La prisión del odio

Dos hombres habían compartido injusta prisión durante largo tiempo en donde recibieron todo tipo de maltratos y humillaciones. Una vez libres, volvieron a verse años después. Uno de ellos preguntó al otro:

- "¿Alguna vez te acuerdas de los carceleros?"

- "No, gracias a Dios ya lo olvidé todo", contestó. "¿Y tú?"

- "Yo continúo odiándolos con todas mis fuerzas", respondió el otro.

Su amigo lo miró unos instantes, luego dijo:

- "Lo siento por ti. Si eso es así, significa que aún te tienen preso"

1 comentario:

RosaMaría dijo...

Hola, no se dónde fue a parar mi comentario anterior donde te decía que me encantan tus pequeños relatos llenos de enseñanza.
Te dejé un premio en mi blog.
Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!