Con todas tus fuerzas

Un padre estaba observando a su hijo pequeño que trataba de mover una maceta con flores muy pesada. El pequeño se esforzaba, sudaba, pero no conseguía desplazar la maceta ni un milímetro.

- “¿Has empleado todas tus fuerzas”, le preguntó el padre.

- “Sí”, respondió el niño.

- “No”, replicó el padre. “Aún no me has pedido que te ayude”.

Bruno Ferrero

2 comentarios:

Jorge Diaz dijo...

Estoy buscando una imagen que pueda describir tan importante mensaje

Monique Sánchez dijo...

Pedir... Aceptar ayuda...Reconocer limitaciones...
Todo un tema!

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!