La madera de sándalo

Un hombre que vivía en un país donde no existían árboles de sándalo llevaba tiempo obsesionado por conocer aquella preciosa y aromática madera, ya que mucha gente le había contado maravillas acerca de su exótico aroma.

Para satisfacer su propósito, consultó con su maestro, el cual se limitó a regalarle un lápiz. Un poco decepcionado, el hombre decidió escribir a todos sus amigos y solicitarles un trozo de la anhelada madera. Pensó que alguno tendría la bondad de enviársela. Así, comenzó a escribir cartas y cartas, durante varios días, siempre con el mismo ruego: “Por favor, enviadme madera de sándalo”. Escribió una carta tras otra, pero no obtenía contestación.

Sin embargo un día, de súbito, mientras estaba ante el papel, pensativo, mordisqueó el lápiz con el que tantas cartas escribiera, y de repente percibió un dulce perfume. Fue entonces cuando se dio cuenta de que siempre lo había tenido en sus manos. El perfume que le embriagaba surgía del corazón de su propio lápiz de sándalo.

1 comentario:

Profra.: Rosi S dijo...

Una lrctura muy bonita y que tiene mucho para reflexionar por que comunmente tenemos lo más hermoso ante nuestros ojos y casualmente No lo vemos.......
gracias

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!