Fijar metas altas

Un maestro quería enseñarles una lección especial a sus alumnos, y para ello les dio la oportunidad de escoger entre tres exámenes: uno de cincuenta preguntas, uno de cuarenta y uno de treinta.

A los que escogieron el de treinta les puso una “C”, sin importar que hubieran contestado correctamente todas las preguntas. A los que escogieron el de cuarenta les puso una “B”, aun cuando más de la mitad de las respuestas estuviera mal. Y a los que escogieron el de cincuenta les puso una “A”, aunque se hubieran equivocado en casi todas.

Como los estudiantes no entendían nada, el maestro les explicó:

- “Queridos alumnos: permítanme decirles que yo no estaba examinando sus conocimientos, sino su voluntad de apuntar a lo alto”.

4 comentarios:

Amapola dijo...

Muy interesante la reflexion. Creo que voy a ser un visitante asiduo de tu página.

Estela Fernandez dijo...

Debo de examinar mi voluntad. Esta historia me hizo reflexionar bastante

Mejor Fsr dijo...

MUY BUENA!!! …. ¡ESTE PENSAMIENTO… NOS DA UNA ADVERTENCIA…. PARA MEJORAR EL REFLEJO DE NUETRA VIDA!...

Mejor Fsr dijo...

MUY BUENA!!!... ESTE PENSAMIENTO NOS DA UNA ADVERTENCIA… PARA MEJORAR EL REFLEJO DE NUESTRA VIDA! …

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!