Las piedras y el hombre

Los seres humanos son como aquellas piedras que van en una corriente tratando de llegar al océano grande. Comienzan su andar desde el punto en que se inicia la corriente...

Cuando empiezan son toscas, tienen picos, son deformes y nadie les encuentra belleza alguna. Sin embargo, al ir en la corriente, el movimiento y la fricción las va limando, las va puliendo, hasta que finalmente llegan a donde la corriente es tranquila y suave...

Entonces las piedras toscas ya se pulieron, están redonditas y brillantes y todos las quieren coleccionar, sin embargo aun no están acabadas, siguen siendo piedras y algún día mostraran toda la belleza que guardan.

Así es el hombre... en la corriente de la vida, se encuentra con seres humanos que con sus picos, con sus defectos, aparentemente lastimará al que va al lado de él en la corriente...

Por el contrario, ese aparente roce doloroso sólo es una manera de pulir aquel pico que sobresale, y el rozamiento sólo es el medio para que, cuando lleguemos donde la corriente es suave, mostremos la belleza que guardamos.

Sin embargo, aún seguimos siendo seres humanos y algún día mostraremos la verdadera belleza que cada uno lleva.

3 comentarios:

victor manuel salazar cruz dijo...

PRECIOSA MORALEJA, GRACIAS POR LA ILUSTRACIÓN.

victor manuel salazar cruz dijo...

PRECIOSA MORALEJA.

Melissa Lara Flórez dijo...

Me han gustado tus cuentos mañana los compartire con mis pacientes en la clinica. Muchas gracias porque de alguna forma se que se sentiran inspirados exitos para todos tus proyectos.

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!