Verdadera riqueza

Un hombre muy rico le pidió a Sengai que le escribiese algo para la continuidad de la prosperidad de su familia, de manera que ésta pudiese mantener su fortuna de generación en generación.

Sengai tomó una larga hoja de papel de arroz y escribió:

- "El padre muere, el hijo muere, el nieto muere".

El hombre rico se indignó y ofendió:

- "¡Yo le pedí que escribiese algo para la felicidad de mi familia! ¿Por qué realizó una broma de este tipo?".

Sengai explicó tranquilamente:

- "No pretendí hacer bromas. Si antes de su muerte su hijo muriera, esto lo heriría inmensamente. Si su nieto se fuera antes que su hijo, tanto usted como él estarían destruidos. Pero si su familia, de generación en generación, muere en el orden que le describí, ése sería el curso más natural de la vida. Yo llamo a eso verdadera riqueza".

2 comentarios:

Clara Glomba dijo...

muy sabio este cuento ya que la perdida de un ser querido hijo o nieto, cambia definitivamente el proyecto de vida

Monique Sánchez dijo...

Muy bello recordatorio del orden de prioridades!!
Gracias!!

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!