La oración

Un santo sufí partió en peregrinación a La Meca. Al llegar a las inmediaciones de la ciudad, se tendió junto al camino, agotado del viaje. Y apenas se había dormido cuando se vio bruscamente despertado por un airado peregrino:

- "¡En este momento en que todos los creyentes inclinan su cabeza hacia La Meca, se te ocurre a ti apuntar con tus pies hacia el sagrado lugar ... ! ¿Qué clase de musulmán eres tú?"

El sufí no se movió; se limitó a abrir los ojos y a decir:

- "Hermano, ¿querrías hacerme el favor de colocar mis pies de manera que no apunten hacia el Señor?"

Anthony de Mello

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!