El jardinero maestro

En una ocasión Bankei estaba trabajando en su jardín. Llegó un buscador, un hombre que buscaba un Maestro, y preguntó a Bankei:

- "Jardinero, ¿donde está el maestro?"

Bankei se rió y dijo:

- "Espera. Atraviesa esa puerta, dentro encontrarás al Maestro."

El hombre dio la vuelta y entró. Vio a Bankei sentado en un trono, era el mismo hombre que había visto fuera, el jardinero. El buscador preguntó:

- "Estás tomándome el pelo? Baja de ese trono. Lo que haces es sacrílego, ¿es que no tienes respeto por tu maestro?"

Bankei bajó, se sentó en el suelo y dijo:

- "Bueno, ahora lo tienes difícil. No vas a encontrar a ningún maestro por aquí, porque yo soy el Maestro."

Al hombre le resultaba difícil ver que un gran Maestro pudiera trabajar en el jardín, que pudiera ser ordinario. Se fue. No pudo creer que aquel hombre fuera el Maestro; perdió su oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!