El atardecer de la vida

Allí estaba... sentado en una banqueta, con los pies descalzos sobre las baldosas rotas de la vereda; gorra marrón, manos arrugadas sosteniendo un viejo bastón de madera; pantalones que arremangados dejaban libres sus pantorrillas y una camisa blanca, gastada, con un chaleco de lana tejido a mano. El anciano miraba a la nada…

Y el viejo lloró, y en su única lágrima expresó tanto, que me fue muy difícil acercarme a preguntarle, o siquiera consolarlo. Por el frente de su casa pasé mirándolo, al voltear su mirada la fijó en mi, le sonreí, lo saludé con un gesto, aunque no crucé la calle... no me animé, no lo conocía, y si bien entendí que en la mirada de aquella lágrima se mostraba una gran necesidad, seguí mi camino, sin convencerme de estar haciendo lo correcto.

En mi camino guardé la imagen, la de su mirada encontrándose con la mía.

Traté de olvidarme. Caminé rápido como escapándome. Compré un libro y, ni bien llegué a mi casa, comencé a leerlo, esperando que el tiempo borrara esa presencia.... pero esa lágrima no se borraba...

Los viejos no lloran así por nada, me dije.

Esa noche me costó dormir, la conciencia no entiende de horarios, y decidí que a la mañana volvería a su casa y conversaría con él, tal como entendí que me lo había pedido. Luego de vencer mi pena, logré dormir.

Recuerdo haber preparado un poco de café, compré galletas, y muy deprisa fui a su casa convencido de tener mucho por conversar.

Llamé a la puerta, cedieron las rechinantes bisagras y salió otro hombre.

- “¿Qué desea?”, preguntó, mirándome con un gesto adusto.

- “Busco al anciano que vive en esta casa.”

- “Mi padre murió ayer por la tarde”, dijo entre lágrimas.

- “¿Murió?”, dije decepcionado. Las piernas se me aflojaron, la mente se me nubló y los ojos se me humedecieron.

- “¿Y usted quien es?”, volvió a preguntar.

- “En realidad, nadie”, contesté. Y agregué: “ayer pasé por la puerta de su casa, y estaba su padre sentado, vi que lloraba y, a pesar de que lo saludé, no me detuve a preguntarle qué le sucedía… hoy volví para hablar con él, pero veo que es tarde.”

- “No me lo va a creer pero usted es la persona de quien hablaba en su diario.”

Extrañado por lo que me decía, lo miré pidiéndole más explicación.

- “Por favor, pase”, me dijo aún sin contestarme.

Luego de servir un poco de café, me llevó hasta donde estaba su diario, y la ultima hoja rezaba:

- "Hoy me regalaron una sonrisa plena y un saludo amable... hoy es un día bello".

4 comentarios:

Sandra Barrantes Madriz dijo...

Hace mucho aprendì el valor de una sonrisa,no me importa la crìtica al decir que parezco loca por sonreìr siempre y hablarle a la gente que no conozco como si la conociera de toda la vida...es èsto lo que me mantiene con vida.

CARMEN ISABEL PINOS FERNANDEZ dijo...

hace poco tiempo aprendi a sentirme feliz, supe que estar triste todo el tiempo no era bueno, me gusta sonreir y y ver sonreir a las personas que amo, sonreir es lo que me mantiene con vida sonreir siempre

CARMEN ISABEL PINOS FERNANDEZ dijo...

hace poco entendi el poder que tiene una sonrisa,cuan importante es sonreir, me gusta ver sonreir a las personas que amo es asi como llevo la vida con una gran sonrisa a pesar de muchas circunstamcias. quse se cruzan porla vida

Unknown dijo...

el sonreir le indica al cerebro, que estas bien, es lo que hago todo los dias aunque me sienta triste, me esfuerzo por poner mi mejor sonrisa y salir a la calle y saludar o conversar con alguna que no conozca y reirnos de cualquier coosa.
me encanta reir, la vida es efimera

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu visita y por tus comentarios!